Russell Comunidad Virtual Russell
Temas de salud mental
Directora Lic. Beatriz Bacco | Creada por el Dr. Jorge Bekerman.
Contacto
 
Inicio Inicio
Contenidos
 
Servicios
 
Comunidad
 
Sitios de interés
 
Seguinos en Twitter
El psicoanálisis hoy - Comunidad Russell - Contenidos - servicios y educacion a distancia - cursos psicoanalisis
Polémicas - El psicoanálisis hoy
El psicoanálisis hoy
Elina Wechsler

Aunque las estructuras psíquicas freudianas, neurosis, perversión y psicosis, siguen guiando la comprensión lógica de nuestros casos clínicos, su presentación y sintomatología han variado en nuestro tiempo.

La liberación sexual ha generado complicaciones específicas. El sexo, hasta ayer confinado al matrimonio o a la clandestinidad, hoy se vuelve natural y hasta obligatorio. Se impone, sobre todo en adolescentes y adultos jóvenes, la otra cara del amor cortés, que idealizaba el amor sin sexo. La apuesta por la supuesta naturalidad y simplicidad de la sexualidad enmascara su eterna complejidad.

Por otra parte, las demandas de reproducción asistida, que posibilita la búsqueda de hijos sin padre gracias a las nuevas tecnologías, constituyen un modo inédito de obturar el aspecto siempre enigmático de la diferencia de sexos y la problemática del don, creando nuevos imaginarios en torno a la filiación.

Y además, la cada vez más frecuente aceptación social de la elección homosexual – transitoria o definitiva – provoca que ya no sea inusual en nuestras consultas la demanda de análisis de hombres y mujeres con tales elecciones. Estas nuevas demandas ponen a prueba nuestra neutralidad como analistas, nuestras concepciones teóricas e ideológicas, situación que sin duda se verá incrementada cuando las consultas provengan de los hijos que ya son criados por parejas homosexuales de ambos sexos.

¿Cómo se producirá la regulación simbólica de la sexuación en estas nuevas familias? La pregunta queda abierta.

Nuevos síntomas hacen eclosión. Nuevos estatutos de goce, vinculados a prácticas pulsionales en relación con técnicas concretas de consumo donde el objeto del deseo no intenta buscarse a través de la demanda de amor al Otro sino excluyéndolo a través del consumo de la sustancia, desde la comida al hachís. Si bien las toxicomanías, la bulimia, la obesidad, no son patologías nuevas, hoy se extienden. Cuando la consulta se produce, derivados por terceros que ven peligrar la vida de sus hijos o pacientes, las entrevistas preliminares pueden durar mucho tiempo hasta que se produzca - o no - el pasaje de la sustancia a la pregunta analítica.

Es importante como psicoanalistas hacer frente a estos retos de la clínica contemporánea, aún con los riesgos que conlleva.

Al tiempo en que constatamos la vigencia de las neurosis, aparecen nuevos síntomas derivados de las nuevas tecnologías, técnicas y prácticas de consumo de masas, desde Internet hasta el cada vez más frecuente uso adictivo del teléfono móvil, pasando por la telebasura, ahora que la virtualidad exime de la siempre problemática relación con el otro. Fobias, obsesiones, voyerismos, quedan así enmascarados, prevaleciendo un cómodo autoerotismo que detectamos cada vez más, entre líneas, en el discurso de nuestros pacientes.

Mientras el empuje a la medicalización generalizada se institucionaliza, la práctica psicoanalítica pretende ser relegada como un resto del pasado freudiano.

El síntoma neurótico, el delirio, el imperativo al acto perverso, indican que hay cierto goce que lo simbólico no es capaz de erradicar.

La pretensión de eliminarlos de plano implica la pretensión imposible de acabar con lo más humano del sujeto.

Frente a esta situación ¿qué nos queda por hacer a los psicoanalistas?

Seguir trasmitiendo la especificidad de nuestra clínica, contando con que es el psicoanalista, mediante su acto analítico en transferencia, el que deviene portador fundamental de la transmisión. Transmisión que posibilitará que ese analizante devenga a su vez portador de la transmisión con otro sujeto en la próxima generación. Nos diferenciamos, ayer y hoy, tanto del discurso filosófico como de los discursos médico, universitario y de las diversas psicoterapias que prometen la imposible integración y unificación del sujeto dividido.

Es nuestra responsabilidad que el encuentro analítico siga siendo una aventura y no una exigencia de los distintos guiones institucionales, cánones establecidos o experiencia del inconsciente en el marco único de cada encuentro que permitirá escuchar en la clínica del caso por caso el modo en que cada sujeto anuda su manera de vérselas con la pulsión,el Edipo y la castración frente a las contingencias de la vida, dentro de los parámetros simbólicos e imaginarios de su tiempo. Una clínica que, sin desestimar los fundamentos legados por Freud, no permanezca cerrada a esos parámetros y que siga alentando la escucha de cada discurso singular y no la aplicación trivializada, burocratizada, de los diferentes esquemas referenciales que componen hoy la Babel psicoanalítica.

Las mismas estructuras clínicas, ciertos cambios en la presentación de las patologías y de los síntomas, diversidad de las demandas, pero hoy, igual que ayer, la vía analítica sigue siendo el camino de la subjetividad que otorga a la escucha del sufrimiento humano su dignidad ética. Transmitir la vigencia y la especificidad de nuestra praxis en pleno Siglo XXI sigue siendo nuestro reto.

 
Suscríbase a nuestro Boletín R
El Boletín R difunde las novedades de la Comunidad Virtual Russell y de otras instituciones y organizaciones relacionadas con temas de salud mental en todos los ámbitos. Sus contenidos incluyen noticias sobre cursos, jornadas, seminarios, congresos, presentaciones de libros, entre otros.

Suscribirme





Ingreso Plataforma Educativa
Su e-mail

Su password

ingresar
Recordarme
¿Olvidó su password?




 
Temas de salud mental - Comunidad Russell - Contenidos - servicios y educacion a distancia - cursos psicoanalisis
Kilak | Diseño & Web